miércoles, 15 de septiembre de 2010

SEGUNDA SESIÓN: EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

EDWARD DE BONO Y EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

El profesor Edward De Bono es, sin duda alguna, la mayor autoridad en materia de pensamiento creativo y técnicas para la reflexión innovadora. Autor de más de veinte libros traducidos a diversos idiomas, De Bono es reconocido sobre todo por su libro El Pensamiento lateral que, como bien lo señala su subtítulo, es un verdadero Manual de creatividad en el cual nos presentan una diversidad de técnicas orientadas a cuestionar el pensamiento convencional y a presentar como alternativa su concepto de pensamiento lateral.

Si tuviéramos que encontrar una técnica para desarrollar aquello que los psicólogos llaman "pensamiento abierto" y lo que en los negocios llamamos "pensamiento estratégico", no dudaría en recomendar este libro de Edward De Bono, que en este video nos ilustra sobre la importancia de la tradición filosófica griega en la formación del pensamiento occidental y la necesidad de trascender de un modo consistente y verdaderamente creativo lo que el llama "pensar dentro de la caja".




SEGUNDA SESIÓN

EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

PRESENTACIÓN UTILIZADA EN CLASE:






ADMINISTRACIÓN ESTRATÉGICA
PRÁCTICA CALIFICADA N° 2

LOS APUROS DE ARTURO CON EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO


Arturo el “generalista”, no bien recibió el asesoramiento del staff integrado por el grupo de trabajo, comprendió que debía abandonar aquellas pretensiones de dominarlo todo y concentrarse en lo que realmente tenía que hacer, que para peor ni siquiera era ya la administración de clientes, sino conducir a la empresa al crecimiento, la supervivencia y la generación de utilidades(1)

Como sus asesores le habían indicado que la Dirección estratégica era el único camino por el que podría conducir con éxito a la empresa, Arturo comenzó a investigar como solía hacerlo, sin consultar libro alguno, sólo en su laptop y encerrado en su oficina. El problema que siempre había tenido cuando buscaba información en Internet, era la validez de la fuente y lo fidedigno de la información. Al no ser un lector habitual y al no haber manejado libros de textos, generalmente hacía búsqueda de información por temas, es decir a partir de los conceptos que le parecían útiles o novedosos, y que tanto atraían a su vocación de extender, pero no profundizar sus conocimientos.

Pese a tener la certeza de que la Dirección estratégica era el camino, no tenía ni la menor idea de lo que se trataba. Paolo, que era intelectualmente el más inquieto de sus colaboradores, le había hablado del pensamiento estratégico y de la importancia de esta forma de pensamiento en la publicidad. Claro que Arturo, y probablemente Paolo, ni siquiera estaban seguros de lo que significaba pensar y si eso no lo tenían del todo claro, entonces era aún más improbable que pudieran tener claro lo que significaba el pensamiento estratégico.

Con este dato Arturo comenzó su búsqueda por Internet. Respecto de la generalidad de personas, él tenía una ventaja, al estar convencido que una imagen valía más que mil palabras, cuando buscaba información iba directamente a You Tube. Una vez ahí, colocó en la barra de búsqueda Pensamiento estratégico, el resultado fue una serie de videos en el link
http://www.youtube.com/results?search_query=pensamiento+estratégico&aq=f e hizo clic en el primero de ellos. Cuando comenzó la voz sepulcral en off de una mujer, se exasperó e inmediatamente lo cerró y revisó las otras opciones. Era una variedad muy extensa de videos en los que habían audio, presentaciones de trabajos de argentinos que colgaban sus exposiciones finales de curso, entre otras propuestas que le inspiraban poca confianza. Desconcertado sin saber exactamente qué hacer, pasaron unos días hasta que el propio Paolo le diera otra pista:

- Ahora que lo recuerdo Arturo –comenzó a explicarle Paolo- mi profesor de Administración Estratégica, citaba muchos autores y uno en el que si reparé y que leí fue a Kenichi Ohmae. Siempre nos decía que él era uno de los consultores que más claro tenía el concepto de pensamiento estratégico.

Arturo le agradeció la información e hizo la búsqueda por nombre (índice onomástico le llaman en los libros, nombre curioso si asociamos onomástico sólo con el día del cumpleaños) y al poner el nombre salió una lista grande de videos de Kenichi Ohmae. Sólo que tenía un problema, pensó, todos estaban en Inglés o en japonés y no había uno solo, ni subtitulado y menos doblado al español. Él ciertamente desde que había tomado la gerencia, para darle brillo a sus intervenciones, utilizaba algunas palabras en inglés que previamente consultaba su fonética y que luego pronunciaba con propiedad asombrando a algunos de sus incautos oyentes. Lo curioso es que no entendía, literalmente, ni jota el inglés y menos aún el japonés, paradójicamente su hijo de 24 años era su asesor en el idioma, ya que, a su corta edad, era profesor del Británico.

Ante esto, lo único que le quedaba claro era dos cosas: que el interés por el pensamiento estratégico en nuestro idioma era casi nulo, pero también le quedaba claro que el interés de los anglosajones por el pensamiento estratégico era exiguo. A juzgar por los videos que salían en el link
http://www.youtube.com/results?search_query=kenichi+ohmae+español&aq=f en promedio no había más de 2 000 visitantes para aquellos que aparecían en inglés, cifra que le pareció realmente ridícula contra los 35 u 80 millones de visitantes que tenían los videos de Lady Gaga.

Desesperado y ante la imposibilidad de conseguir información en Internet, siguió indag
ando y Paolo también, fue quien le indicó que tendría que leer el libro La Mente del Estratega de Kenichi Ohmae(2), específicamente el primer capítulo, tarea que la programó para el mediano plazo (en su idea esto era cuatro o cinco meses) de modo que siguió indagando hasta que Pedro, su viejo amigo, le dio un nombre Edward de Bono, señalándole que era creador de una técnica de pensamiento creativo o no convencional que le llamaba El pensamiento lateral. De inmediato fue a su laptop y buscó. Aunque el resultado fue menos decepcionante, ya que por lo menos había un solo video de De Bono traducido al español, Arturo no pudo evitar sentirse frustrado. Con ese sentimiento vio el video del link: http://www.youtube.com/watch?v=4-hRORAKVX8 y, lamentablemente, no entendió nada. Bien por su tendencia a no profundizar el conocimiento o por la frustración que le originaba no encontrar salida al problema, lo cierto es que luego de observarlo no logró entender nada. Ante esto nuevamente le pide ayuda a su grupo de asesores y le pide tres cosas:

1. Qué relación hay entre Pensamiento lateral y pensamiento estratégico.
2. Que importancia tienen Aristóteles, Sócrates y Platón para el pensamiento europeo y occidental, según Edward De Bono.
3. Para la próxima semana quiero que lean e identifiquen cuáles son las ideas fuerzas del primer capítulo del libro de Kenichi Ohmae.

(1)Uno de sus jóvenes asesores había oído hablar a su padre de Jean Paul Sallenave, un autor francés que había publicado el libro Gerencia y Planeación Estratégica y que revisó en sus primeros capítulos, en uno de ellos hablaba precisamente de que los objetivos organizacionales eran tres, a saber: supervivencia, crecimiento y utilidades.

(2)OHMAE, Kenichi: La Mente del Estratega. McGraw-Hill de México, S. A. de C. V. México D.F., 1985.

* La fotografía del extraordinario autor japonés Kenichi Ohmae, ha sido tomada del link: http://www.telefonica.net/web2/igrgavilan/personajes/mba_kenichi_ohmae.htm y la fotografía del libro aparece en : http://comunaliteraria.cl/images/La%20mente%20del%20estratega.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada